croacia.eu el país y su gente
Con 15 bienes en la Lista Representativa del Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad, Croacia, junto con España, es el país europeo con el mayor número de bienes inscritos.
Sociedad y forma de vida

Cultura tradicional

La cultura tradicional croata tiene una diversidad excepcional. Las condiciones ecológicas y las influencias culturales con las cuales los croatas entraban en contacto a lo largo de la historia (mediterráneas, centroeuropeas, balcánicas antiguas, orientales, etc.) condicionaron el desarrollo de las tres modalidades regionales de la cultura tradicional croata, es decir de tres culturas regionales específicas: panónica, dinárica y adriática.

La zona cultural panónica fue marcada por el cultivo de cereales, lino y cáñamo, como también la cría de animales domésticos grandes (caballos, ganado). La gente vivía en casas de una planta con techos de paja hechas de madera o de zarzo y barro (en el oeste) o de arcilla compactada o adobe (en el este). A lo largo de los ríos Kupa y Sava dominaban casas de dos plantas de madera, en base a los anteriores palafitos. Los muebles eran altos. Entre las artesanías domésticas era especialmente desarrollado el tejido en telares horizontales y la alfarería sobre tornos de pie. Una forma particularmente interesante era la decoración (šaranje) de calabazas. La vestimenta se hacía de paño densamente fruncido, con ornamentos entretejidos o bordados, complementada por chalecos de lana tupida o piel, amplias capas de paño tejido o abrigos de piel de oveja y con anchos zapatos opanci kapičari o botas. Las mujeres llevaban collares de coral o de perlas de vidrio, y en Eslavonia monedas de oro. Eran características las procesiones anuales de jóvenes por las aldeas en ocasiones de fiestas donde recolectaban regalos (jurjaši en el Día de San Jorge, kraljice o ljelje para la Pentecostés, ladarice en el Día de San Juan, betlehemari para la Nochebuena etc.) y también ricas costumbres nupciales. La tradición musical y de danza también es variada. La especificidad de Međimurje son los cantos unísonos basados en escalas medievales (el así llamado estilo de la antigua iglesia), y entre los instrumentos la cítara de zumbido, el címbalo y el violín, que acompañaban los bailes en pareja (influencia de la zona alpina). El baile más conocido de Croacia central y de noroeste, drmeš, se baila en parejas o en pequeñas rondas, acompañado por un grupo de cuerdas llamado guci. El baile en rondas es típico para Eslavonia y Baranja, acompañado por la música de gajde (gaitas), que hasta el siglo XX fue completamente remplazada por tambura (instrumento de cuerdas).

Licitar, panes de especias adornados de varios colores que se producen tradicionalmente en el norte de Croacia, generalmente en forma de corazón. Los productores de miel artesanos también elaboran licores de miel y productos de cera de abeja. Su artesanía está inscrita en la Lista Representativa del Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad de la UNESCO.

En la zona cultural dinárica (Croacia montañosa y el interior de Dalmacia) dominaba la cría de montaña (ovejas, cabras). Durante el verano los pastores con grandes rebaños de ovejas permanecían en las zonas montañosas, y durante el invierno en las zonas costeras, usando rediles y cabañas móviles (ganadería trashumante). En las regiones alpinas las familias se trasladaban en la primavera de los pueblos en los valles a sus casas en lo alto, donde tenían praderas y campos de heno, y de ahí en los meses de verano a las altas praderas de montaña. En otoño cosechaban los productos agrícolas de los arados y antes de invierno volvían a sus aldeas. En Croacia montañosa las casas se hacían principalmente de madera, a menudo con la parte baja de piedra, y con techos altos y empinados cubiertos de tablas de madera. Los muebles eran bajos. En la artesanía doméstica se hacían tejidos de lana para los muebles y la vestimenta, se producía tela abatanada en molinos traperos, y la alfarería sobre torno manual. Los pastores eran especialmente hábiles en tallado de madera. El traje típico femenino consistía en la camisa de paño recta con el característico bordado geométrico en el pecho y en los bordes de las mangas, el delantal de lana y larga chaqueta de paño llamada zobun. Los hombres usaban pantalones de paño estrechos y sobre la camisa tres capas de chaqueta de paño, un cinturón de cuero y varias capas de medias de lana decoradas con paño. Las muchachas y los hombres usaban gorros de paño rojos de poca profundidad, mientras que las mujeres casadas se cubrían la cabeza con pañuelo blanco. Calzaban opanci livianos y entrelazados. La vestimenta para las ocasiones especiales se complementaba con variada y abundante joyería de plata, y en hombres, armas labradas. Para la vida social eran específicas las relaciones de parentesco no sanguíneas (fraternidad, compaternidad).

Para la tradición musical es característica una forma de canto especial, ojkanje, que aparece como estribillo en varias formas de canciones cortas (rozgalice, vojkavice, treskavice), que también son parecidas a las nuevas formas de rera y ganga. Las canciones narrativas largas que describían actos heroicos eran cantadas por los guslari, que acompañaban su canto con la música de gusla, instrumento de una sola cuerda. El baile típico se llama nijemo kolo (baile en ronda mudo – también conocido como vrličko, ličko o sinjsko kolo),que se baila con pasos grandes y saltos sin acompañamiento musical.

El encaje, trabajo manual ornamental hecho de varios hilos, al principio en prendas de vestir y luego como objeto de adorno en sí mismo. En Croacia se producen los encajes de aguja (isla de Pag), de bolillos (Lepoglava en Hrvatsko zagorje) y con hilo de aloe (isla de Hvar), y están inscritos en la Lista Representativa del Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad de la UNESCO.

Encajera de la isla de Pag
El encaje de Lepoglava
Baúl de Eslavonia
Čardak, casa de madera de dos plantas en la zona de Turopolje
Casita de campo de piedra (kažun) de Istria
Juguetes de madera, especificidad de la artesanía tradicional de Hrvatsko zagorje desde los mediados del siglo XIX. Los juguetes son elaborados a mano por los hombres, y adornados con motivos florales y geométricos por las mujeres. Son uno de los bienes inscritos en la Lista Representativa del Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad de la UNESCO.

En la zona cultural adriática la población se dedicaba a la pesca, la cultivación de olivo, vid, higos y almendras, y la cría de ovejas y cabras. En los pequeños campos arados en escalones se cultivaba la verdura y en menor medida el trigo. Se usaban plantas selváticas (p.e. la retama para el hilo, el algarrobo). También eran importantes la construcción naviera y el comercio. Las casas eran de piedra, generalmente estrechas y altas, con techos cubiertos con tejas cilíndricas o placas de caliza. Tenían hogares abiertos, equipados con cubierta y utensilios mediterráneos típicos (parrilla, cadenas, fuelle). Los trajes típicos se elaboraban bajo influencia de centros urbanos. La ropa masculina se caracterizaba por los elementos mediterráneos generales como el amplio pantalón apretado y perneras cortas, y gorras de lana en forma de cono. La ropa femenina consistía en la camisa de tela sobre la cual se ponía la falda de paño en forma de campana y con tirantes, y el cinturón de lana o seda. Las joyas preferidas eran de metales nobles, complementadas por corales o perlas, a menudo labradas con la técnica filigrana. En la época de la Navidad y el Año Nuevo se acostumbraba a desfilar por el pueblo y felicitar las fiestas con canto y recolección de regalos (koledanje); también eran muy comunes las costumbres de carnaval. Una característica excepcional de la expresión musical popular de Dalmacia es el canto de klapa, canto polífono en pequeños grupos, klape, sin acompañamiento instrumental. Los bailes de los pueblos (linđo, poskočica) eran acompañados por la música de lijerica, instrumento de tres cuerdas, y los de las ciudades (šotić, kvadrilja) se acompañaban con guitarra o mandolina. Para la música tradicional de Istria y Hrvatsko primorje son características las escalas cromáticas (la más conocida es la así llamada escala istriana), en las que se basan los cantos y la música en sopele (roženice), instrumento de viento de sonido penetrante. A menudo se tocan dos sopele, la pequeña y la grande, creando intervalos a dos tonos con finales unísonos o en octava. La misma bitonalidad se crea en el canto interpretado por varios cantantes. La música de sopele acompaña los bailes de balun y tanac.

Tambura, instrumento de cuerdas tradicional; en los siglos XIV y XV se hizo habitual primero en Eslavonia, y en el siglo XIX en otras partes de Croacia, y se convirtió en uno de los símbolos de la identidad musical croata.
Moreška, juego caballeresco pantomímico, se representa en Korčula. Los más antiguos escritos sobre ese juego, conocido también en otras partes del Mediterráneo, datan del siglo XVI.
Pendiente con el motivo de morčić/morcito, símbolo de Rijeka y Kvarner. La joyería con motivos parecidos se produce tradicionalmente en Rijeka y los moretistas de Rijeka, maestros del arte, se presentaron en 1878 en la Exposición Mundial de París.
Sinjska alka, torneo de caballería que se lleva a cabo el primer domingo de agosto en Sinj desde 1715, en memoria a la victoria de los defensores de la ciudad sobre el ejército otomano.
Los campanilleros de Kastav, grupos de hombres disfrazados que en la época del carnaval con sus movimientos característicos hacen ruido con las campanas colgadas en su cuerpo y hacen movimientos con palos al aire, ahuyentando el invierno y los malos espíritus e invocando la fertilidad. Su desfile anual de carnaval está inscrito en la Lista Representativa del Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad de la UNESCO.
La presentación del conjunto Lado

 A comienzos del siglo XX la población rural representaba más de un 80% de la población total de Croacia que en ese entonces en gran medida seguía viviendo según las pautas tradicionales. A pesar de que ya en el siglo XIX bajo la influencia de la modernización y urbanización la cultura tradicional empezaba a desaparecer gradualmente, ese proceso se intensificó alrededor de la mitad del siglo XX. Varios fenómenos de la cultura tradicional hoy continúan su vida en formas cambiadas y en nuevos contextos, obtienen nuevos significados, y algunos de ellos se han convertido en los símbolos de identidad nacional, regional o local. Así son por ejemplo los desfiles de carnaval de los campanilleros zvončari de la zona de Kastav, la danza militar con espadas moreška en la ciudad de Korčula y las costumbres llamadas kumpanije en las aldeas de la isla de Korčula, el desfile anual para la Pentecostés llamado kraljice o ljelje en Eslavonia y Srijem, la carrera Sinjska alka y muchos otros. La música, las canciones y los bailes tradicionales generalmente se presentan en muestras de folklore en varias ocasiones de celebración donde los intérpretes visten trajes típicos. Las más conocidas son la Muestra Internacional de Folklore de Zagreb, el Festival de Otoño de Vinkovci, Đakovački vezovi y el Festival de las Klapas de Dalmacia de Omiš. Además de los numerosos conjuntos de folklore aficionados, el conjunto Lado (fundado en 1949) es el conjunto profesional de bailes y canciones folklóricas croatas dedicado a la preservación de la cultura folklórica croata.

Croacia tiene 15 bienes inscritos en la Lista Representativa del Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad de la UNESCO:

  • la fabricación de encajes
  • canto y música a dos voces en escala istriana en Istria y Hrvatsko Primorje
  • la fiesta de San Blas, patrono de Dubrovnik (3 de febrero)
  • la procesión de primavera de las Ljelje/Kraljice (reinas) de Gorjani
  • la marcha de los campanilleros de la región de Kastav en el carnaval anual
  • la procesión za križen (vía crucis) en la isla de Hvar – en Semana Santa
  • la fabricación tradicional de juguetes infantiles de madera en Hrvatsko Zagorje
  • Sinjska Alka, torneo de caballería de Sinj
  • la elaboración del pan de especias en el norte de Croacia
  • la práctica del canto y la música bećarac de Eslavonia, Baranja y Srijem
  • Nijemo kolo, danza silenciosa del interior de Dalmacia (Dalmatinska zagora)
  • Klapa: canto a varias voces de Dalmacia (Croacia meridional)
  • la dieta mediterránea en el Adriático croata, su costa, islas e interior
  • međimurska popevka, música vocal folclórica de la región de Međimurje
  • conocimientos y técnicas del arte de construir muros en piedra seca

En Lista del Patrimonio Cultural Inmaterial de la UNESCO que requiere medidas urgentes de salvaguardia se encuentra el canto ojkanje.

En el Registro de buenas prácticas de salvaguardia del Patrimonio Cultural Inmaterial se encuentra iscrito el proyecto comunitario de salvaguardia de la cultura viva de Rovinj/Rovigno: el Ecomuseo de la Batana.